relato

Un corazón en paz, florece incluso solo

Algún vez mi corazón se sintió como un desierto árido, seco, hostil. El amor dejo de lloverle, la brisa del cariño no sopló más. La soledad, empezó a enraizarse en lo más profundo. Me volví a conocer a mi misma y me encantó la mujer en qué me había convertido: resiliente, fuerte, segura, alegre. Reaprendí… Sigue leyendo Un corazón en paz, florece incluso solo