reflexión, relato

Valentina

Mas retiro mi rostro de tus ojos

porque ya no podré pensar una palabra

que no habite tu nombre,

y porque surges hasta del silencio

– Alí Chumacero

Te miro a los ojos y a veces aún no puedo creer el milagro de tu vida, de tu existencia que tierna y pequeña reposa tranquilamente entre mis brazos sin mayor preocupación que saberse cuidada y amada.

Miro hacía atrás, al fin de semana que cambió nuestras vidas y me parece increíble.

Ese día, queriendonos escapar de la vida en medio de una pandemia, nos encerramos en una cabaña de un pueblito mágico y un poema aprendido hace mucho regresó a mi mente. Ahora entiendo, Valentina, que cada palabra que piense habrá de habitar tu nombre, que aún cuándo este en silencio, tu surgirás en mi mente y mi corazón.

Es maravilloso como todo se conjuntó en el instante preciso y exacto para llegaras al mundo, un poco antes de lo esperado, una tumultosa noche de Marzo.

Viniste a multiplicarnos el amor, a completar nuestra familia, a enseñarnos a vivir un cariño incondicional, que todo lo abarca, que todo lo puede.

Gracias, gracias, amorcito mío de mi vida, mijita preciosa, por escogernos como tus padres.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s