poesía

Hija de Tláloc

Mujer sureña,

eres una hija de Tláloc,

te delata la lluvia que te persigue

a donde quiera que vayas.

 

Mírate ahora,

inundando este desierto seco y áspero

con la lluvia que anda tras de tus pasos.

 

Eres agua y eres vida,  mi vida.

 

Eres contraste,

te destacas a donde quiera que vayas.

Eres mestizaje de piel canela

y oleadas migratorias.

 

Nómada de nacimiento,

nunca echas raíces

y te mueves como el viento:

indómita, cambiante.

 

Fluyendo con la lluvia,

en todos lados… y en ninguno.

_DSC0357enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s