relato

Coincidir

“Nada regresa nunca a su lugar, todo  tiene su tiempo bajo el sol” Chorinho blanco, Ingrid Beaujean

Hotel Barcelo, Ciudad de México, Mayo 07, 2019.

Ese día Lucía estaba muy cansada, el vuelo había sido de madrugada y pasó por el lobby del hotel con prisa y cansacio, tenía un par de horas para una siesta antes de irse a la expo por la que había viajado a la capital. Camino al elevador paso por uno de los restaurantes del hotel, le dio hambre y estuvo a punto de detenerse, pero el sueño le ganó al hambre esta batalla y se dirigió directo a la habitación.

En ese restaurante, comiendo en silencio y soledad se encontraba Carlos, estresado, como casi siempre, en esta ocasión, porque necesitaba que los proyectos a presentar en la expo salieran de maravilla, era un perfeccionista y una persona extremadamente competitiva, lo mejor del país se estaría presentando. Con la mirada perdida en sus pensamientos, no vio a la chica despeinada que pasó por la orilla del restaurante rumbo al elevador.

 

Expo Seguridad, Ciudad de México, Mayo 09, 2019.

Era el último día de la expo, Carlos por fin sentía que podía relajarse un poco, todo había salido a pedir de boca. Había contestado con la confianza y seguridad que te da el saberte conocedor de un tema, todas las preguntas de los potenciales clientes y curiosos visitantes que se había acercado. Había sido tanto el interes que para su mala fortuna no pudo atender a todos y algunos solo recibieron los folletos informativos por parte de las guapas asistentes contratadas.

Lucía se sentía cansada y arrepentida del calzado que había decidido utilizar, había recorrido todo la expo y recabado la información que necesitaba. Para matar el tiempo, recorrió pasillos que en primera instancia no le habían interesado. Uno era de drones y sus aplicaciones industriales. La única vez que ella había manejado un dron, había sido una replica del Halcón Milenario de Han Solo y lo había estrellado. Había mucha gente, recibió un folleto y doblo hacía la cafetería, –Necesito otro café– se dijo, exahusta.

 

Club de juegos de mesa, Mexicali, Septiembre 25, 2019.

 Después de 4 meses, 2603 km del punto de encuentro original. Carlos y Lucía cruzaron caminos de nuevo, y por vez primera, sus ojos se encontraron. Seguida la mirada coqueta de ella, tímida de él, de una sonrisa en ambos labios, se dijeron –Hola, gusto en conocerte ¿Quieres jugar?– sin sospechar que a partir de ese momento, sus caminos serían un solo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s