poesía

Síndrome de abstinencia

“Here was the sea, barely ruffled by a gentle breeze that buit a lane of glittering sunshine to the end of  the world. Here she looked into eternity” Dance of the Tiger, Björn Kurten

_DSC0368enero

No sé aun cómo aprender a lidiar

con la pesadez de tu falta en mi vida.

 

Mi piel se ha vuelto más pálida

sin los abrasadores rayos de tu sol tropical tostándomela.

Mis ojos ya no sonríen igual,

desde que no se llenan

de tus cielos claros y despejados,

de colores intensos y cálidos

que parecían apapacharme desde el infinito.

 

Los rizos de mi pelo

ya no caen igual sobre mi espalda

desde que tu brisa no los despeina

arrojándolos sobre mi rostro sonriente.

 

Mis pulmones parecieran estar incompletos

desde que no se impregnan de tu aire

lleno siempre de sal y de suspiros

arrojados por un mar

a veces tan en calma

a veces tan tempestuoso.

 

Me atreví a llamarte hogar

y al hacerlo,

te di sobre mi el poder de la nostalgia

que ahora ejerces tan cruelmente.

 

Yo, la nómada que creció

saltando de un código postal a otro

y tú, tan tierra firme

a pesar de tu esencia de isla y tormenta.

 

Mirarte me inundaba de paz,

arrojarme a tus aguas limpiaba mis miedos,

desterraba mis dudas.

 

Ahora solo me queda extrañarte desde la lejanía,

añorando esperanzadamente nuestro reencuetro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s