poesía

Resignación

Aprender a vivir sin ti mas que una opción

ha sido una resignación,

solo me queda aprender a no extrañarte tanto,

reírme sola de nuestros chistes privados,

sobrellevar esa punzada de dolor

por los recuerdos de una época tan lejana ya,

en que te decía que eras la otra mitad de mi alma,

en que nos completábamos las frases y me leías la mente,

en que nos pasábamos libros y los discutíamos por horas,

en que sabías lo que yo quería o necesitaba incluso antes que yo.

“Deja de aferrarte a lo que ya no esta ahí” me dijiste fríamente.

Y desde entonces estoy aquí, resignandome.

Tal vez ya no seas mi mejor amiga,

pero siempre serás mi hermana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s