poesía

Cobardía

Quise besar todos y cada uno

de los tatuajes que cubrían su cuerpo.

 

Quise recorrer toda su piel con mis manos,

acercar su rostro enmarcado

en una tupida barba al mío

y hundir mi boca en la suya,

explorándola avídamente.

 

Quise decirle que si,

que todo

y que siempre.

Aunque “siempre” quisiera decir

en realidad “aunque sea un ratito”.

 

Quise perderme

en la inmensidad de sus ojos claros,

dejarme envolver en sus fuertes brazos.

 

Tanto quise,

y al final,

me ganó el miedo

y llegando a la puerta

del punto de encuentro,

la dejé cerrada,

di la media vuelta

y partí.

_DSC0352enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s