cuento, relato

Confesiones de almohada

Desperté y él ya no estaba, no tenía como yo, la fortuna de no trabajar los sábados. Mi almohada aún conservaba su aroma, me llené de él, trayendo a mi mente los recuerdos hechos apenas hace unas horas entre sus brazos. Recordé que estaba desnuda y baje mi mano por debajo de la sabana imaginando que era la suya, amándome. Me permití rendirme a ese placer lleno de soledad y de memorias, de gemidos silenciosos y de recuerdos a flor de piel.

Mi día estaba empezando perfecto y nada podría arruinarlo ya. Ese sábado me levantaría de excelente humor, dispuesta seguir viviendo al máximo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s