cuento, relato

Itzel y la muerte vol. II

Cuando Itzel se duerme llorando, al despertar nunca recuerda sus pesadillas, pero la sensación de que las tuvo le dura todo el día en el pecho. Ese peso pesado, esa sombra de muerte que anuncia tragedia.

Ahora, el amor de su vida sostiene su mano inerte, sentado a su lado en esa fría cama de hospital ¿Recordaría algo esta vez cuando despertara? Porque habría de hacerlo, de eso no le quedaba duda, ella le había enseñado a tener fé y ahora mas que nunca no podía fallarle.

“Es muy fácil tener fé cuando tu vida es pura dicha y éxito, el chiste está en tener fé incluso en los momentos díficiles, incluso en la tempestad” Le había dicho una vez Itzel, cuando apenas se estaban conociendo, antes de que supiera que iba a enamorarse perdidamente de ella. -En la salud y en la enfermedad- Le susurra, aunque sabe que ella no lo escucha. Le aprieta la mano, como queriendo transmitirle su fuerza.

Para Itzel la muerte era mas una vieja conocida que alguien a quien temerle, la conocía bastante bien para su pesar. Había tenido que aceptar su tajada justa de muerte y tristeza a su alrededor, pero el amor de su vida no había tenido la misma preparación. Cuando vio llegar al médico con la mirada sombría y contenida, lo supo. Y entonces, Itzel temió, pero no por ella, temió por él. No estaba listo, ahora más que nunca debía ser ella fuerte, porque ahora, no solo luchaba por ella, sino por el camino del “nosotros” que hacía poco habían empezado ellos a caminar.

_DSC0368enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s