relato

La habría escogido siempre

Tal vez no le digo tan seguido como debiera, lo mucho que la amo y la admiro y lo orgullosa que estoy de ella. Y tal vez bueno de hecho, no soy una persona particularmente religiosa, pero las pocas veces que le agradezco a Dios las cosas, le agradezco que me la haya dado a ella. Seguramente la mayoría también lo esta, de sus respectivas madres, pero yo escribiré de la mía, porque si hubiera podido escogerla, la habría escogido a ella, siempre.

Porque muchas navidades y años nuevos hacía muchísima más comida de las que podíamos consumir en cenas y recalentados, y la primera vez yo me pregunté ¿Por qué? Hasta que vi que era para preparar porciones en platos desechables y llevárselas a los familiares de los enfermos en la clínica publica cercana a la casa, que pasaban esas fechas acurrucados en las banquetas afuera del hospital, esperando buenas noticias que muchas veces no llegaban.

Porque si soy una persona paciente, se lo aprendí a ella, que se sentó horas infinitas junto a mi y mis hermanos, para que aprendiéramos a escribir, las tablas de multiplicar y las capitales del mundo. Y se que yo fui un reto porque siendo zurda mi letra era horrible o, en sus propias palabras “patas de araña”, cosa que se corrigió (parcialmente) con planas diarias durante todas las vacaciones de verano de ese año.

Porque a pesar de que no me enseñó a maquillarme, porque ella misma casi nunca se maquillaba, me enseño cosas muchos más importantes, como la regla de 3 para despeje de formulas matemáticas básicas cuando tenía 12.

Porque cuando tenía 10 y le confesé que prefería irme en los recreos al laboratorio de química y biología donde la encargada me mostraba cosas en el microscopio en lugar de a jugar con mis compañeros, supo que yo empezaba a amar la microbiología y al graduarme de primaria me regaló el libro “Los cazadores de microbios” y un telescopio, porque el mundo es mas allá de todo lo que no vemos por ser super chiquito.

Porque desde que tengo uso de razón me lee poesía y por eso todos nuestros inside jokes hacen referencias a fragmentos de nuestras poesías favoritas.

Porque nunca intento restringirnos a mi  hermana y a mi a “actividades de niñas” ni nos detuvo de trepar a los árboles, llenarnos de lodo, salir de campamento y regresar raspadas, asoleadas e inmensamente felices porque habíamos hecho construcciones para acampar, vencido el reto de la pista comando y dominado 10 tipos diferentes de fogatas y uso de navaja, entre otras muchas actividades scouts. En lugar de eso, se unió al movimiento y aprendió todo eso junto a nosotras.

Porque cocina super delicioso y casi todo lo que se hacer, se lo aprendido a ella. Hasta la fecha la llamo para que me de consulta y orientación cuando quiero hacer algo nuevo, ella me enseñó a experimentar con especies y sabores.

Porque cuando me visita me hace madrugar para ir a correr a la playa y después tomar café, obviamente.

Y sobre todo, porque siempre nos puso,  a sus hijos, por delante de todo, para cuidarnos, guiarnos, orientarnos y sobre todo querernos.

Gracias por existir mamá, espero que la vida me de la oportunidad de regresarte todo ese amor y entrega.

momm

 

2 comentarios en “La habría escogido siempre”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s