reflexión, relato

Y entonces llegaste tú

FullSizeRenderHay cosas en las que a veces, en la arrogancia de la juventud y la sensación de creer saberlo todo, no entendemos. Cosas en las que a veces elegimos no creer, por que no entendemos, porque suenan a cliché, porque no nos han pasado.

Y entonces de repente, pasa y todo tiene sentido. Así como pasaste tú cuando llegaste a mi vida. Ahora lo entiendo.

De pequeña, como la mayoría de las niñas, en algún momento le pregunté a mi madre como sabría cuando llegará la persona correcta para mi, y ella solo movía los hombros en ese gesto automático de “no sé” y me decía “es que cuando lo sabes lo sabes” y yo por supuesto no entendí nada. No lo entendí durante más de dos décadas, y entonces llegaste tu y sus palabras hicieron eco en mi mente.

La respuesta de mi madre y los escritos de decenas de poetas y filósofos se arremolinaron en mi mente que trataba de buscar expresar con palabras lo que estremecía mi corazón.

No recuerdo en que momento exacto lo supe, porque cada día a tu lado es para mi algo más que agradecerle al destino por cruzarte en mi camino. Creo que fue un día como cualquier otro, te tenía tomado de la mano mientras me hacías reír a carcajadas y simplemente lo supe, con una certeza inquebrantable, que eres tú junto a quien quiero explorar el mundo, reír hasta no poder más, acurrucarme en mis días grises, celebrar las pequeñas victorias.

Dame la mano y por favor, no me sueltes  nunca más.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s