cuento, relato

Él es como el mar

Mirar el mar de noche me lleva inevitablemente a recordar sus ojos, igual de oscuros, profundos y misteriosos. Capaces de tanta dulzura, de tanta pasión.”Me sonríes con los ojos” me dice el acusadoramente mientras me sonríe y desliza sus manos hacía mi marcada cintura, y yo, yo que adoro perderme en los suyos me dejo llevar. Perderme en sus ojos y encontrarme entre sus brazos es ahora mi mayor anhelo.

Las olas impetuosas estrellándose siempre contra la costa traen a mi memoria su rizado y espeso cabello oscuro, ese en el que me encanta hundir mis dedos mientras riendo acerco su rostro al mío dispuesta a besarlo hasta quedarme sin aliento.

Y sus manos, sus manos de músico, capaces de un tacto tan suave, tan tierno,  tan provocador. Sus manos me acarician igual que la brisa nocturna del mar, erizando mi piel, haciéndome estremecer.

No te alejes de mi mar, y tú, tú por favor, tampoco.

puerto real.jpg

1 comentario en “Él es como el mar”

  1. ¡Ese mar campechano!, este me recordó a una canción cuya estrofa inicial inicia así:

    Quiero enseñarte un camino en el mar
    Un lugar donde nadie ha podido llegar
    Donde el viento es amigo
    La brisa un suspiro
    Que abraza tu cuerpo, pequeña, al pasar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s