cuento, relato

Elia

Elia supo que iban a ser mejores amigas desde un día que se toparon en la tiendita del barrio y Alicia, que acababa de regresar a México de una buena temporada en Estados Unidos, no podía pronunciar correctamente el nombre de unos chicles. Elia vio su desesperación por intentar darse a entender e intervino en su ayuda y desde ese día se volvieron inseparables.

Elia siempre había vivido una vida muy protegida y recatada, Alicia, influenciada por su reciente vida del otro lado de la frontera, siempre la sacaba de su zona de confort y la animaba a aventuras que por si misma, Elia jamás hubiera enfrentado.

Y entonces pasó, que un buen día de 1973, decidieron ir a jugar boliche. Alicia propuso pedir “raid”, a lo que Elia le contestó que estaba loca y que como se le ocurría que se subieran al auto de un total desconocido. Eventualmente logró convencerla y un chico con traje de Aeromexico las llevo al boliche en un bochito azul rey.

En el camino, el ofrecido voluntario les fue sacando platica “Vaya que suerte, toparme con este par de bellezas” pensó, sonriendo para sus adentros. A la hora de llegar al boliche, ya habían conversado y reído lo suficiente para que el desconocido estuviera invitado a alcanzarlas en el boliche después de pasar a buscar a su mejor amigo para que les acompañará.

Alicia estaba muy contenta, y por supuesto Elia estaba hecha un manojo de nervios, nunca antes había jugado boliche y menos con desconocidos. Todas sus dudas y temores se desvanecieron, cuando el chico que acababan de conocer llego con su mejor amigo, Javier. Javier había aceptado muy renuentemente ir, no tenía muchas ganas de salir y solo había aceptado por hacerle un favor a su amigo “La mejor decisión de mi vida” aceptaría muchísimos años después.

Desde que Elia y Javier cruzaron miradas y se regalaron sus mas encantadoras sonrisas, no tuvieron ojos para nada más, el boliche, los amigos y los nervios, todo paso a segundo plano, solo importaba que sus caminos se habían cruzado. Y tan solo 4 días después, en la estación Chapultepec del metro de la Ciudad de México, Elia le confesó a Javier “creo que empiezo a quererte”, tenía solo 19 años, pero ya había encontrado el amor, estaba segura.

Y hoy, 43 años, 2 hijos y muchas más aventuras después, Elia y Javier se miran y sonríen mientras me comparten su historia.

#FaithInLoveRestored

2 comentarios en “Elia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s