cuento, relato

Venciendo el frío

El frío le venía desde el alma, pero al principio ella no se dio cuenta.

Sujetaba su libro favorito para apaciguar el temblor de sus manos, buscando refugio en la familiaridad de sus páginas tan rememoradas.

Pero todos sus pensamientos la llevaban a él.

Si tan solo tuviera a su lado la familiaridad de su calor, si tan solo pudiera reconfortarse de saberse envuelta en su aroma, si tan solo su risa arrullara el vaivén del viento invernal, si tan solo pudiera perderse una vez más en la familiaridad de sus ojos oscuros.

Pero el no estaba a su lado, y el frío invadía su cuerpo lenta y seductoramente.

Considero rendirse a el, a ese frío invernal, a la nostalgia, pero no, no podía, el volvería en cualquier momento y la calidez regresaría a su alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s