cuento, relato

Sonrisa delatora

La delato su sonrisa.

Trató de ralentizar su ritmo cardíaco y casi consiguió que latiera como si no quisiera saltar de su pecho a los brazos de él.

Logró controlar los destellos de sus ojos, esos que los volvían más luminosos en su presencia y llenaban su rostro de un brillo especial.

Su voz fue lo más sencillo, amante de las palabras, llevaba toda una vida de conocerse, sus entonaciones y matices sabían ya ocultar hasta sus emociones más intensas con palabras de calma.

Pero su sonrisa, a esa no la conocía tanto, no pudo controlar que se le dibujará en el rostro apenas volvía a verlo.

Fue una sonrisa enorme, maravillosa. La hacía ver aún más hermosa y cuando el la vio, sus labios igualaron su sonrisa y sin quitarle la mirada de encima, le dio el anhleado beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s