cuento, relato

Tarde llegarás

Abrió lentamente los ojos adaptándose a los escasos rayos de luz que se filtraban entre las persianas, estiro los brazos en esa costumbre automática para terminar de despertarse. Su mano izquierda entonces rozó el cálido cuerpo que respiraba aun en el mundo de los sueños a su lado. No pudo evitar que una sonrisa se le dibujara en los labios aun soñolientos. -Cierto- recordó. Acaricio muy apenas con las yemas de los dedos su espalda desnuda y su cabello despeinado que caía sobre la almohada a la que estaba fuerte y profundamente abrazado -Así me abrazo hace unas horas hasta que me quede dormida-.

En un arranque de atrevimiento pego su cuerpo al suyo y lo beso en los labios tiernamente. El primero sonrió y después abrió sus dulces ojos claros, que clavo fijamente en los de ella. Sus ojos sonreían a la par de sus labios mientras sus manos se deslizaban hasta la cintura de ella acercándola a la calidez de su cuerpo.

-Hoy llegarás un poco tarde al trabajo-

3 comentarios en “Tarde llegarás”

  1. Leyendo este relato fue inevitable que a mi mente viniera una canción que dice así:

    De mañana, mi amor,
    pediré el desayuno, tal vez
    te haré un cariño y después,
    te tendré en mis brazos.

    Y entre abrazos,
    con el cuarto en desorden esperar
    lentamente tu despertar,
    y otra vez te amaré.

    De mañana, mi amor
    nuestra llama otra vez encendida
    el café en la mesa se olvida,
    preocuparnos de nada.

    Qué va a importar,
    ¿si hay un tiempo corriendo afuera?
    nuestro amor de mañana no espera
    yo contigo estaré.

    Pensando bien,
    yo mañana no iré a trabajar
    y además no hay razón que me vaya
    a obligar.

    De mañana, mi amor,
    yo no quiero ningún compromiso
    esperamos si el tiempo lo quiso
    disfrutemos de todo.

    Cuando más tarde,
    recordamos abrir la cortina
    ya es noche el día termina,
    pediré de cenar…

    Se llama “desayuno”, de Roberto Carlos, acá te dejo el link, a mi me gusta: http://www.youtube.com/watch?v=i9hAYsq0C0c

  2. Un gusto, en relatos o tuits anteriores y/o pasados por casualidad resultaban asertivas las situaciones que en ellos planteadas respecto de vivencias de tu servidor, después ya es mero gusto leerlos, ahora, por la canción de nada, Roberto Carlos es uno de mis clásicos, el está dentro de lo que para mí son los 4 fantásticos del romanticismo jaja, ¡que cursi!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s