cuento, relato

Matarte

Te mate, aunque alguna vez despertaste en mi sensaciones tan intensas, hoy te arranque la vida con mis manos, y no sentí nada.

Vi la llama de la vida extinguirse en tus ojos suplicantes, y no conmoviste mi alma de ninguna manera. Pude leer en tu rostro miedo, desesperación, y reconocí en ellos expresiones que alguna vez tu viste en mi por motivos que prefiero dejar en el olvido.

Creí que matarte me haría sentir de nuevo lo que es vivir, me equivoque.

Pensé que el contacto de mis dedos sobre tu cuello, que antaño fueran invitadores y provocadores, si, con intensiones tan distintas, pensé que ese intercambio de intimidad lograría algo en mi, pero no sentí nada, estoy vacía.

 

Noviembre, 2009

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s