cuento, relato

Amaneceres

Desperté y él no estaba a mi lado, entonces sentí una ligera ráfaga de viento  -la puerta hacia el balcón estaba abierta -y con la tenue luz de la mañana que estaba apenas comenzando, miré hacia el balcón buscándolo con ojos ansiosos, alcanzando a ver su silueta.

Camine despacio con pasos ligeros, para sorprenderlo. Estaba recargado en el barandal, mirando el sol que apenas estaba empezando a asomarse entre las nubes. Me puse a su lado, poniendo mi mano sobre la mano con la que estaba agarrado al barandal y sintiendo la electricidad que el tacto de su piel me trasmitía. Después recargué mi cabeza en su hombro y miré hacia arriba – aun no me acostumbraba a mirar hacia arriba pero me encantaba que fuera tan alto – Su mirada estaba contemplando con ternura el amanecer y no pude evitar sonreír.

Entonces salió de su ensoñación y volteo a verme, mirando directamente a mi alma que también le sonreía a la par de mis labios.

– Es un amanecer muy hermoso – Comenté sin dejar de sonreír.

El giró de manera que quedo frente a mí, me rodeo la cintura con los brazos y me acerco a él. Me sentí feliz inundada en la calidez y familiaridad de su cuerpo. Me regalo su sonrisa más encantadora y me dijo -Mi amor, como este, tendremos aun amaneceres más hermosos que contemplar, pero siempre que tu estés a mi lado, no me importara que tan gris pueda colorearse una mañana-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s