poesía

Renovación

Tenía yo un corazón hostil y abandonado

que a fuerza de desventuras

se sentía unas veces marchito,

y otras veces tan seco

que si el viento soplará

fuerte se lo llevaría lejos muy lejos,

sin raíces fuertes que lo arraigaran a mi pecho,

sin ganas mías de intentar evitar que se cayera

y rompiera en cientos o miles de pedazos,

imposibles de recomponerse.

Entonces llegaste tu,

me llenaste de energía con la calidez de tu ser,

la sinceridad de tus palabras y la dulzura de tu mirada.

Me has renovado,

te quiero.

No solo por eso,

pero así es, te quiero.

A ti hombre que tanto espere,

compañero de mi vida,

 creí que jamás llegarías,

y aquí estas, demostrándome,

para mi gusto, mi equivocación,

a ti que me complementas, me renuevas,

y te quiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s